En español

Leonard Meeker, 1916-2014: una vida extraordinaria

Note this is a Spanish translation prepared by Alfredo Contreras of an obituary published by the Ocracoke Observer. To read the English, click here

Por Peter Vankevich

Leonard Meeker photo UN

Leonard Meeker Photo from the United Nations Dag Hammarskjöld Library

Leonard Carpenter Meeker, falleció el sábado 29 de noviembre a los 98 años de edad después de un largo declive de salud. Su esposa Beverly y su hijo James, le atendieron en sus últimos momentos en su residencia en la isla de Ocracoke. Dado a que no se llevara a cabo un funeral, se realizara una celebración en su memoria la próxima primavera, en lo que sería su cumpleaños número 99.

Leonard tuvo una larga y distinguida carrera en servicio público, diplomacia y leyes en justicia social. Sirvió como consejero legal para el Departamento de los Estados Unidos durante el gobierno del presidente Lyndon B. Johnson en los años 1965-1969 y como embajador de Romania en 1969-1973.

Después de dejar el servicio para el gobierno, dedico su vida a servir como abogado y director del Proyecto Internacional en el Centro de Leyes y la Política Social en Washington D.C. Trabajando ahí, viajo a países de África y Latinoamérica para asistir a abogados locales a promover y proteger derechos humanos. También sirvió como miembro de la junta en la Unión de Interés Científico, así como en Defensa Científica; una organización sin fines de lucro.

Su amor por Ocracoke comenzó en 1952, cuando junto a su amigo de la infancia, Charles Runyon, quien también trabajo en el Departamento de Estado, visitaron la isla por primera vez. Su pasión por Ocracoke, creció en gran parte por la excelente oportunidad de nadar y navegar por su hermosa y virgen naturaleza. Ambos terminaron adquiriendo propiedades en la isla.

En el año 2002, Leonard se movió aquí permanentemente, para establecerse en Windmill Point, en la última casa que se alcanza a ver mientras uno se aleja del puerto Silver lake por medio de transbordador. Se mantuvo activo en la comunidad, incluyendo presidir la Junta de Asesoría y Planeación de Ocracoke por muchos anos.

Un hombre disciplinado, Leonard creyó en la buena salud y mientras su salud lo permitió, Leonard nado en el mar cada día posible.

“algunas veces, tres veces al dia” dijo Beverly. “el trotaba hacia la playa”. El sorprendía a espectadores y a salvavidas al nadar lapsos de treinta minutos o más, ella añadió. El llego a conocer a algunos salvavidas en las playas públicas y mantuvo amistad cercana con algunos de ellos hasta sus últimos días.

Nacido en 1916, creció en Montclair, Nueva Jersey. Leonard se graduó de la academia Deerfield en 1933, seguido por el colegio Amherst en 1937, y finalizar en la Escuela de Leyes de la Universidad de Harvard en 1940. Comenzó su carrera legal en la Oficina de Funcionarios General del Departamento de Tesorería y en la oficina del procurador general, quienes manejan litigación gubernamental en la Corte Suprema.

En 1942, entro al ejercito militar de los Estados Unidos como soldado raso, y fue dado de alta como primer teniente en 1946. Durante su servicio en el ejército, Leonard fue seleccionado para servir en la Oficina de Servicios de Estrategia (OSS) por sus silabas en Ingles, la oficina de inteligencia durante los tiempos de guerra. Una de sus tareas, fue viajar por china y evaluar el posible impacto en caso de que el comunismo asumiese el poder. Después del ejército,  se unió, para trabajar como consejero legal, a la oficina del Departamento de Estado. Fue nombrado como asistente de consejero legal para Relaciones de las Naciones Unidas en 1951, diputado-consejero legal en 1961, y consejero legal para el Departamento de Estado en 1965.

Uno de los momentos más sobresalientes de su carrera fue su intervención en la crisis de misiles cubana, una confrontación de trece días entre Estados Unidos y la Unión Soviética sobre balística de misiles Soviéticos establecidos en Cuba. Leonard redacto un memorándum( ahora desclasificado) titulado “ En Aspectos Legales de Declarar un Bloqueo en Cuba” el presento sus puntos de vista en lo que caracterizo como “ reunión tensa” el 19 de Octubre de 1962, atendido por oficiales de la administración Kennedy – incluyendo Dean Rusk, Rober McNamara, Rober Kennedy, McGoerge Bundy, C. Douglas Dillon, Paul Nitze, Theodore Sorensen, Dean Acheson.

En su análisis, Leonard no estaba convencido sobre la legalidad del bloqueo y estaba seguro que el Consejo de las Naciones Unidas no lo aprobaría. Mantuvo fe que la Organización de los Estados Americanos (OAS) por sus silabas en Ingles, podría traer una oportunidad de legitimidad, pero a su parecer, sería muy difícil conseguir el requisito de dos tercios de votos para pasar dicha resolución. Sin embargo, Leonard sugirió a los Estados Unidos describir su bloqueo de misiles en cuba como una “cuarentena”.  Mientras un “bloqueo” podía ser percibido como un acto de guerra, una “cuarentena” no. Esto ayudo a confundir una de las crisis internacionales más importantes de la era moderna.

En conmemoración del 50 aniversario de la Crisis de Misiles Cubana en Octubre del 2012, Leonard ofreció un discurso titulado “presidente Kennedy y Cuba” en la biblioteca escolar y publica de Ocracoke. Como introducción, fue dicho que toda la nación podría mirar este evento especial sobre la Crisis de Misiles Cubana a través de PBS, o yendo a la página de internet oficial de la Escuela Gubernamental Kennedy. Mientras tanto, muchos residentes de Ocracoke pudieron ver, de primera mano, lo que paso en una de las juntas más importantes sobre la historia de los Estados Unidos. La conferencia se puede escuchar aquí.

Mientras Leonard se encontraba tan emocionado de contar anécdotas como embajador a un país comunista “Detrás de las Cortinas de Metal”- especialmente en sus interacciones con quien era su cabeza de estado, Nicolae Ceausescu y su esposa, Elena – el no consideraba esta ternura como embajador como el más significante trabajo de su larga y distinguida carrera.

La importancia histórica de su análisis legal y político ha permanecido. Recientemente, en Octubre, él fue citado en un artículo escrito por Armine Rosen y publicado por Business Insider acerca de la reacción de  Estados Unidos hacia el primer examen nuclear de China 50 años atrás.

El amplio interés de Leonard también incluyo arte del cual, Impresionismo Francés fue un género favorito. Un pintor ganador, una colección de sus pinturas se mantienen colgadas en su casa en Ocracoke y dispersadas con amigos y familiares. Su radio siempre se mantenía conectado a música clásica, dijo Beverly, y alrededor de sus géneros clásicos favoritos se encuentra, Baroque y música del siglo 20, especialmente Charles Ives.

En 2007, Leonard público un conjunto de tres volúmenes, profundo y refractivo de sus visiones en la vida “Filosofía y Política,” “Experiencias,” he “Historias”.

Un hombre de grandes atributos personales, Leonard le encantaba recibir a visitantes y era un conversador y entretenedor aparte de un buen escucha. Disfrutaba responder preguntas por parte de los curiosos. Para evitar la formalidad, el simplemente era llamado “Leonard” o “Len” por sus amigos de Ocracoke.

En 1947, él se casó con Christine Halliday, quien murió en 1958. En 1969, nuevamente se casó con Beverly Joan Meeker. Aparte de Beverly, le sobreviven seis hijos. Por parte de su primer matrimonio con Christine sus siguientes hijos son, Richard Halliday Meeker quien reside en Portland, Oregon; Charles Carpenter Meeker de Raleigh, Carolina del Norte; y Sarah Louise Meeker Jensen de Los Angeles, California. Los últimos tres hijos pertenecientes al matrimonio con Beverly son Eliza Ann Hunt Meeker de Paris, Francia; Dr. James Edward Weeks Meeker de Portland, Oregon; and Benjamin Chester Gilman Meeker de Bloomfield Hills, Michigan.

 

 

Portarretrato de Leonard Meeker. 2005. Foto por Oliver White.

 

 

Los últimos anos de Leonard en Ocracoke fueron hechos más placenteros por la atención de parte de su esposa Beverly. Durante este tiempo, continúo disfrutando de la hora coctelera, entreteniendo a muchos de sus amigos en su sala del segundo piso, donde se observan esplendidas vistas hacia el lago, el faro, la laguna y hermosos atardeceres de Ocracoke.

Este año, su vida fue cuidada por un gran grupo de amigos y ayudantes. Amanda Cochran y Megan Aldridge aportaron con remarcables cuidados de salud todo el tiempo. Fueron ayudadas también por Janet Anthony durante las últimas semanas de Leonard.  Calvin Hanrahan aporto terapia física tres veces a la semana. La Dr. Erin Baker fue su doctora de hospicio; Carrie Jones como su enfermera; y Linda Fulford y Deborah Williams sus ayudantes. Ann Ehringhaus gratamente ayudo confortándolo con Reiki. Así mismo, muchas personas de Ocracoke contribuyeron con ayuda en los últimos días de Leonard.

“Una de las más grandes sorpresas de mi vida” dijo Richard, el hijo mayor de Leonard, “fue llegar a Ocracoke un Domingo por la tarde y encontrar a mi padre a sus 90 años de edad,  en Skype con mi hermana conversando – en Francés. Él siempre se mostró apoyando – y orgulloso de nosotros sus hijos. Especialmente agradeció a las casi tres décadas de servicio público de Charles en Raleigh, la última como alcalde.”

La familia sugirió que cualquier tipo de donaciones hacia la memoria de Leonard, se hiciesen a la Preservación de Sociedad de Ocracoke.